Cuando en casa de mamá solo se llamaban frutas y verduras

Muchas de las cosas que solíamos hacer y/o comer ha cambiado con el paso de los años junto también con el advenimiento de la tecnología y la ciencia.

Sí, muchas cosas han mejorado, otras nos han facilitado la vida a tal grado que estamos en una etapa de la humanidad que no nos imaginábamos y vienen aún muchas cosas… y así como lo ves, aún estamos en pañales en muchas cosas.

Sin embargo, existen esos pequeños detalles que sencillamente se antojan complicados de aceptar.

Por ejemplo, recuerdo cuando acompañaba a mi mamá al mercado y compraba la fruta y verdura.

Resultado de imagen para frutas y verduras en el mercado

En general era sencillo comprarle a las personas directamente y en muchos casos provenían del árbol (me refiero que lo habían cortado o cosechado apenas unas horas antes).

Lo mismo pasaba con la carne… era mucho más fresca y no recuerdo que compráramos nada congelado.

Hoy en día los mercados como los de aquella época escasean (al menos por mi zona) y los alimentos así como los solía ver son cada vez más caros.

Antes podíamos comer ciruelas y peras tan frecuente como los hubiera en el mercado, eran en muchos de los casos un postre saludable como lo decía reiteradamente mi madre.

Resultado de imagen para ciruelas y peras

Hoy en casa estas frutas tan deliciosas sencillamente las consideramos frutas exóticas por su precio y porque llegan a escasear.

No se digan los higos o las uvas…. Y así me puedo seguir con varias frutas que a veces las compramos solo para que mis hijos prueben su sabor.

No hace mucho vimos las tunas casi a 30 pesos… este precio en México es más que alto, aún con lo caro que está todo, comparado claro está, con los precios al interior del país (yo vivo en Cancún).

En fin, todo esto lo comento porque cada vez es más complicado pensar en qué comprar, qué comer y que preparar de tal forma que sea nutritivo.

La comida rápida, prehecha y lo industrializado saltan entre los pasillos de un supermercado.

En fin, recuerdo cuando mi madre nos preparaba la sopa de verduras, comíamos fruta y todo era en abundancia.

Ahora entiendo que eso para mi madre y para todas en general, era el alimentarnos lo mejor posible y de la forma más natural.

En estos días comienzo a ver que lo que para mí era normal, son ahora considerados unos superalimentos.

Esto es, los superalimentos son alimentos, en sí lo que comíamos en casa, son son otra cosa que las frutas y verduras en su estado fresco, así como ciertos tipos de carne, lácteos y pescado.

En este segundo grupo también hemos notado cambios.

Sin embargo, no hay criterios establecidos para determinar qué es y qué no es un superalimento, de hecho esto se está manejando más bien como una tendencia de marketing para alimentos que tienen beneficios para la salud.

Los superalimentos contienen una variedad de nutrientes como antioxidantes que se cree que evitan el cáncer.

También tienen grasas saludables, pensadas para prevenir enfermedades del corazón.

La fibra que se ha encontrado que es excelente para prevenir la diabetes y los problemas digestivos.

Resultado de imagen para grasas saludables

Los fitoquímicos son los químicos en las plantas responsables de los colores y olores profundos, que pueden tener numerosos beneficios para la salud.

El consumo de alimentos que están llenos de nutrientes (como lo son muchos de los llamados superalimentos) es sin duda una buena idea.

En fin, me queda clarísimo que la clave para una dieta saludable es consumir una variedad de alimentos nutritivos en las cantidades correctas y lo más fresco posible, tal como lo hacíamos en aquella mi época de infancia.